F-E-M-I-N-I-S-M-O

Aprovechando este día, apuesto por expresar mis ideas sobre el tema más polémico en estos últimos años. Así pues, en este post reflexionaré sobre el porqué ese nombre y no otro para representar este ideal, el feminismo en sí mismo y su futuro a corto plazo.

En primer lugar, una de las dudas más frecuentes que me surgía en mis inicios, cuando empece a adentrarme en este mundo, era el porqué ese nombre. Sinceramente, antes de investigar un poco y, sobre todo, antes de que el movimiento cogiera fuerza, pensaba guiado por la lógica, que el feminismo era lo contrario que el machismo.

¿Esto significaba que antes de todo esto no creía en que hombres y mujeres eran iguales? Para nada, pero sí que significaba que si alguien me preguntaba que si era feminista contestaba que no.

Tras la vergüenza de ser consciente de esto, siempre que iba a charlas informativas o debates, preguntaba a las personas más documentadas el porqué de este nombre, que quién o quienes se lo pusieron.

Nadie sabía muy bien que decirme, hasta que un buen día, alguien me dijo “ese nombre se lo pusieron sus enemigos”. Tardaría poco tiempo en darme cuenta que tenía toda la razón del mundo.

Con este nombramiento, el pensamiento general, de poca reflexión, puede inducir que feminismo es lo contrario que machismo. Realmente si piensas un poco más te das cuenta que el símil es erróneo, ya que la relación es macho-hembra y femenino-masculino. De hecho, hembrismo sí que es lo contrario que machismo.

Analizando esto desde otro frente también se puede entender. Si a una persona machista confesa o inconsciente, le hablas del feminismo, como movimiento que quiere acabar con el machismo y luchar por una sociedad en la que todos somos iguales, puede entender que se busca pasar del machismo al hembrismo, guiado por la confusión a la que puede inducir el vocabulario.

Tras esta explicación, se puede entender que el nombre fue acuñado por sus enemigos, dificultando el acceso a su significado real a gente con poco interés o poca información. Pero realmente, esto influye a capas superficiales, quien esté en contra del feminismo y a favor del machismo lo estará llámese el movimiento feminismo, igualismo o como vosotros queráis y esté más o menos informado.

Dicho todo esto, bajo mi punto de vista, lo que menos importa del movimiento feminista es su nombre.

Llegando a la segunda parte del post, ¿qué entiendo quiere el feminismo? Nada del otro mundo, una sociedad en la que el hecho de ser un hombre o una mujer no suponga un condicionante a la hora de ser tratada/o de una forma u otra. La idea de que todos somos iguales y se nos debe tratar igual la veo muy errada. Cada persona es un mundo, con sus características, sus virtudes y sus defectos. Así pues, esto último sí que podrá ser un condicionante a la hora de tratar a una persona a otra, su condición como hombre o mujer no.

Hasta aquí todo perfecto pero veo necesario reflexionar sobre ciertas preguntas un tanto polémicas en relación con el tema laboral.

¿Esto significa que en una sociedad feminista todas las empresas deberían tener hombres y mujeres? Lo normal es que sí. ¿Puede ser que no ocurra? Es posible ¿Ello conlleva a que no se esté siendo feminista? Pues dependerá de la razón, si la empresa lleva una política de meritocracia para contratar al personal y, casualidades de la vida, todas las personas contratadas son mujeres o todas son hombres, pues realmente se estará siendo feminista. Sí dicha empresa solo contrata a hombres o mujeres, siendo el condicionante su género, no estará siendo feminista.

Esto se puede extrapolar a la adquisición de altos cargos, aunque bien es cierto que para una situación de feminismo real, se debería gestionar mejor el asunto de la baja por maternidad.

Por último, respecto al futuro del feminismo, vaticino etapas de frustración que conllevarán prosperidad. Quizá sea una reflexión un poco extraña pero creo que entendible. El feminismo, como ya he explicado anteriormente, quiere inculcar y normalizar en la sociedad una serie de valores relacionados con la igualdad que son muy lógicos y elocuentes. ¿Dónde esta el problema? Estos valores chocan con muchos de los ya inculcados en la sociedad, valores que se han ido inculcando a lo largo de siglos. Cambiar una idea inculcada en una persona es algo muy difícil, si algo caracteriza a esta generación quizá sea el ser un poco cabezona y replantearse poco las cosas. Así pues, si es difícil cambiar una idea a una persona, imaginad varias ideas y no a una persona, sino a una sociedad.

Puedo entender que el movimiento busque y exija los cambios con la mayor brevedad posible, defiendo y coincido con todos los actos que buscan impulsar la igualdad de género, pese a ello, debemos ser conscientes de que cambiar los ideales en una sociedad será muy difícil. Ahora mismo firmaría que el 50% de mi generación muriera siendo feminista y así sucesivamente generación tras generación. Aun así tardaríamos muchas generaciones en ver una sociedad totalmente feminista.

De ahí mi reflexión de que vendrán épocas de frustración y prosperidad, frustración porque quedan muchas generaciones que sufrirán hechos machista, pero prosperidad porque veo una comunidad que se va concienciando, va cogiendo peso y hace las cosas, generalmente, de forma correcta para asentar unas bases que puedan dar alas a dicho movimiento en el futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: